puente (2).jpg

DUELO

La muerte de alguien a quien queremos es una de las experiencias más devastadoras que podemos sufrir, y es uno de los mayores retos a los que se enfrenta una persona a lo largo de su vida.

Este proceso doloroso, que puede llevar a alguien a una crisis existencial requiere de un tiempo más o menos largo para que se llegue a recuperar de nuevo el equilibrio emocional.

¿En qué puedo ayudarte?

  • Facilitar la expresión de sentimientos y experiencias en relación con la persona fallecida. En muchas ocasiones guardamos silencio. Poner palabras a lo que se siente y piensa puede ser de gran ayuda para superar la muerte. Dialogar sobre las circunstancias que llevaron a la muerte. Muchas veces, por el tipo de muerte que se ha producido (suicidio, enfermedad, accidente, etc.), el duelo se vuelve más doloroso. Hablar sobre ello facilitará la asimilación y la aceptación.

  • Centrar la terapia en la solución de problemas cotidianos y en la re-adaptación a su vida diaria normal. A través de pequeños pasos diarios se consiguen grandes resultados.

  • Proyectar hacia el futuro. Sentir que, a pesar de todo, todavía hay cosas que pueden hacerte sentir bien.