Buscar
  • Inés Carbó

Trastorno Obsesivo Compulsivo: Vivir atrapado entre obsesiones y miedos irracionales



“Debo volver y comprobar si cerré la puerta” o “me obsesiona hacerles daño a mis hijos” o ““¿Seré yo homosexual?”.


Si te sientes identificado con alguna de estas frases, es posible hayas desarrollado un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC).


El TOC es una problemática más común de lo que nos pensamos y que afecta considerablemente la calidad de vida de quien lo padece.


Es un trastorno de ansiedad caracterizado por la presencia recurrente de obsesiones y/o compulsiones que interfieren en el funcionamiento adecuado y la adaptación de la persona.


Pero ¿qué hemos de entender por obsesiones y compulsiones?


Las obsesiones son imágenes, impulsos o pensamientos persistentes, incontrolables que son invasivos, no deseados y desagradables. A pesar de que la mayoría de las personas con TOC se dan cuentan que sus obsesiones son irracionales, igualmente creen que la única forma de aliviar su ansiedad o malestar es mediante la realización de sus compulsiones.


Las compulsiones son acciones o rituales mentales repetitivos que tienen la intención de aliviar el malestar causado por las obsesiones. Por ejemplo, una persona con un miedo obsesivo a los intrusos puede revisar y volver a revisar los cerrojos de las puertas repetidamente. Sin embargo, el alivio que proporcionan las compulsiones es solamente temporal y termina haciendo cada vez más fuerte la obsesión.


¿Cuáles son las obsesiones más frecuentes?


Entre las obsesiones más habituales en el TOC encontramos, entre otras, las relacionadas con la suciedad y la contaminación, las de orden y las de comprobación.


1. Ideas de contaminación

Se caracterizan por un miedo exagerado a la suciedad, a los gérmenes, a contagiarse o a contraer una enfermedad

Muchas veces el miedo en estas personas puede ser a sentirse sucio, y pueden dedicar una gran cantidad de tiempo a lavarse. Estas ideas pueden estar centradas en otra persona también, como temer que un ser querido enferme o llegue a morir por una infección o gérmenes.

Las obsesiones de contaminación suelen ir acompañadas de la compulsión de limpieza.


2. Necesidad de comprobación o duda patológica

La obsesión de estos individuos consiste en revisar constantemente que no han tenido un descuido que les haga responsables de las consecuencias negativas temidas, por ejemplo, provocar un incendio por olvidarse de apagar la estufa, dejarse el grifo abierto, o no cerrar con llave al salir de casa.

La duda excesiva y la necesidad de comprobar comúnmente conducen a rituales de comprobación.


3. Necesidad de orden o simetría

En este caso la preocupación consiste en disponer u ordenar las cosas “perfectamente”, realizar ciertas actividades de forma exacta, simétrica o equilibrada, como aparcar correctamente u ordenar la ropa meticulosamente.

El pensamiento que se halla en la base de la idea obsesiva es: “Es absolutamente imprescindible que todo esté ordenado y en su sitio”.

Suelen ir acompañadas de compulsiones de orden como evitar pisar baldosas negras, ordenar cosas según determinados criterios predeterminados, etc.


4. Obsesiones agresivas y sexuales

Estos individuos presentan miedos excesivos de realizar daño a otros o cometer un acto sexual inaceptable como pensar en que pueden apuñalar a un ser querido, fantasear con abusar sexualmente de alguien o un temor exagerado a ser homosexual.

Muchos se muestran horrorizados por sus obsesiones y no las comentan a los demás por vergüenza, creyendo erróneamente que pensar algo censurable es equivalente a realizarlo.


5. Obsesiones religiosas

El temor excesivo en este caso se basa en cometer pecados, blasfemar, no rezar suficiente, miedo a ir al infierno o no ser perdonado, etc. Las conductas o compulsiones que realizan para eliminar su ansiedad pueden ser rezar repetidamente o acudir a la iglesia numerosas veces.

¿Cómo se trata el TOC?


El tratamiento del TOC que ha demostrado mayor eficacia es la exposición con prevención de respuesta, es decir, exponer al paciente a aquello que teme, previniendo la compulsión (el ritual). En ocasiones, es aconsejable combinar la terapia psicológica con la farmacológica.



Si crees que puedo ayudarte, llámame al 685.477.197 y te informaré sin ningún compromiso. También puedes enviarme un correo a inescarbomarques@gmail.com



22 vistas
 

685.477.197

  • Barcelona: Calle Valencia 318, 4º 1ª, 08009, Barcelona

  • Granollers: Plaza Folch i Torres, 12, 2ºC, 08401 Granollers

©2018 by Inés Carbó. Proudly created with Wix.com