Buscar
  • Inés Carbó

Aprender a estar solo, cómo aceptar la soledad



El otro día en consulta, una paciente me explicaba lo mal que llevaba el no tener pareja y estar “sola”. El miedo a la soledad es un fenómeno sorprendentemente extendido, incluso en personas que aparentemente cuentan con mucha gente a su alrededor.


A esto le sumamos que, en muchas ocasiones, relacionamos la soledad a no tener pareja. Por eso, cuando se produce una ruptura, suelen aparecer sentimientos de indefensión y soledad.


Ahora bien, ¿podemos aprender a disfrutar de la soledad? La respuesta es definitivamente sí. Es posible convivir con la soledad de una forma positiva.


¿Por qué tememos a la soledad?


El sentimiento de soledad tiene que ver con el sentimiento de ser abandonado. Es ese sentimiento de rechazo, de no ser merecedor del amor del otro, lo que nos genera más miedo.

Al sentirnos solos, conectamos con la sensación de desamparo o de desprotección, que nos genera miedo, inseguridad, tristeza o angustia. El no poder tener a una persona que nos cuide y proteja, nos hace conectar con nosotros, con nuestros recursos y nuestros miedos.


¿Cómo aprender a convivir con la soledad?


1. Empieza por no juzgarte. Criticarte o repetirte que estás solo no es efectivo. Por el contrario, utiliza una voz compasiva contigo misma.


2. Resuelve todos aquellos conflictos que hay dentro de ti. Ocúpate de ellos. ¿Porqué te sientes tan indefenso cuando estás solo? ¿Qué te hace sentir estar contigo mismo?

Aceptarte y quererte tal y como eres es primordial para poder disfrutar de los momentos de soledad.


3. Date tiempo para conocerte mejor, descubre cuáles son tus sombras y tus luces. Qué te gusta hacer, qué se te da bien. Cultiva tus aficiones.


4. Olvida el victimismo y deja atrás las excusas. Si no quieres estar solo, vas a tener que pasar a la acción.


5. Date el gusto de disfrutar contigo mismo, hacer lo que te gusta y cuidarte, te lo mereces. Piensa en cosas que puedas hacer en momentos de soledad: leer un libro, darte un baño caliente, cocinar, dar un paseo, …


Aprende a aceptar la soledad y podrás relacionarte de una forma más libre


El miedo a la soledad nos puede llevar a establecer relaciones dependientes o a mantenernos en relaciones que, a pesar de no darnos lo que necesitamos, no nos atrevemos a dejar.

Por el contrario, abrazar la soledad, asumirla como una parte de nosotros y de nuestra vida, nos llevará a conectar con nuestro interior, a conocernos, y potenciará nuestros recursos y nuestra capacidad de relacionarnos con los demás de una forma libre.


7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo